La CDH pide a la Fiscalía de Puebla castigar a agentes por tortura y detención ilegal

La CDH determinó que los agentes ministeriales ingresaron a su vivienda de forma arbitraria, causaron daños, tortura y amenazaron

La CDH determinó que los agentes ministeriales ingresaron a su vivienda de forma arbitraria, causaron daños, tortura y amenazaron

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH) emitió una recomendación a la Fiscalía de Puebla, pues sus agentes ministeriales cometieron retención ilegal, tortura y malos tratos hacía una persona.

La víctima actualmente se encuentra recluida en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel de la ciudad de Puebla, pues se encuentra bajo proceso por una carpeta de investigación que se inició en su contra por supuesto secuestro.

Sin embargo, la CDH determinó que los agentes ministeriales ingresaron a su vivienda de forma arbitraria, donde causaron daños, la torturaron, amenazaron y detuvieron de forma ilegal.

El procedimiento inició en 2020 y aunque la recomendación 5/2024 está dirigida al fiscal general Gilberto Higuera, el organismo consideró que el juez de control también incurrió en violación a los derechos humanos a la seguridad jurídica y a la legalidad.

Cabe señalar que, en el expediente 4240/2020 y su acumulado 179/2021 la víctima narró que en septiembre del 2020 una camioneta RAM negra la abordó para someterla y levantarla, esto aproximadamente a las 18:00 horas.

En el vehículo venían tres personas a bordo, una de ellas mujer, le dijeron que eran secuestradores, pero logró reconocerlos como trabajadores del Ministerio Público. La llevaron a una casa de seguridad en donde la torturaron durante más de dos horas, durante de este tiempo le dijeron que les pagaron 50 mil pesos para matarla junto con sus hijas.

“Ahí me golpearon y me pusieron un cuchillo en el cuello y me dijeron que iba a valer verga, que aquí iba a quedar. Después me sumergieron en un charco de lodo y me pusieron una bolsa en la cabeza para que yo hablara y les dijera que donde tenía al secuestrado. Con la bolsa en la cabeza me siguieron golpeando y me daban patadas en todo mi cuerpo mis piernas, mis glúteos. Aquí estuvimos como una hora u hora y media. Después cerca de las doce de la madrugada fuimos a casa de mi novio, donde me siguieron golpeando”, narró.

Tiempo después, fue trasladada a la casa de una vecina, a la que irrumpieron de manera ilegal, más tarde fueron a su domicilio para amenazarla, junto con sus hijas. Los golpes y tortura continuaron hasta las 4:00 del día siguiente que la llevaron ante el Ministerio Público, al que llegó con lesiones visibles.

Los signos de tortura quedaron asentados en el expediente, así como la valoración de un médico especialista y un psicólogo.

“Más adelante, como a las 2:00 – 2:30 am me llevaron a la casa de seguridad, donde me siguieron golpeando, me amarraron las manos, rompieron mi blusa, me la pusieron en la cabeza y me echaban agua por la boca. Un agente me ponía las rodillas en el pecho y otro me daba golpes. Como a las 4:30 am me dijeron que ya iban a ir por mis hijas para matarlas y para matarnos a todos. Después me vendaron de los ojos y me trajeron a Puebla, para ponerme a disposición del Ministerio Público”.

La Comisión, luego de lo expuesto, determinó que se cometió trato inhumano, cruel o degradante contra la víctima, además, hubo detención arbitraria, pues los agentes ministeriales no contaban con una orden de aprehensión en su contra.

Por ello, l organismo pidió las medidas para sancionar a los elementos de la Fiscalía General del Estado que cometieron tortura, así como a los médicos que modificaron el reporte inicial. También la CDH dijo que deben garantizar atención psicológica para la víctima, hasta que el daño sea reparado.

About The Author