¿Por qué hay un día 29 de febrero solo cada cuatro años?

El motivo de que cada cuatro años haya un día adicional se remonta a los tiempos de Julio César

El motivo de que cada cuatro años haya un día adicional se remonta a los tiempos de Julio César

Como bien se sabe, el día 29 de febrero es un día que solo “existe” cada cuatro años, es decir, cada cuatro años hay un año que tiene 366 días en lugar de los comunes que son 365 días, por eso, a estos años se les denomina “año bisiesto”.

El origen de este día extra del año se deriva por el calendario juliano, introducido por Julio César en el año 46 a.C. el dictador de dicho calendario reformó el calendario romano, el cual fue el primer sistema ideado para dividir el tiempo en la antigua Roma, introduciendo un día entra al mes de febrero una vez cada cuatro años, es decir, tras esta reforma, habría seguidos de 365 días de duración y un cuarto año de 366 días.

La razón de esta decisión, fue el año solar, el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta alrededor del sol, dura un poco menos de 365,25 días, este fenómeno no tiene una duración de un número entero de días, lo cual va provocando un desajuste en el calendario que se va haciendo más grande con el paso del tiempo.

La palabra “bisiesto” proviene del latín “bis sextus dies ante calendas martii”, que significa “repítase el sexto día antes del primer día de marzo”. Históricamente, este día extra se insertaba en el calendario romano cada cuatro años para corregir desfases.

Los años bisiestos son importantes para que nuestro año coincida con el año solar, ya que, si nunca tuviéramos años bisiestos, todas esas extra horas se acumularían en días, semanas, meses y hasta cientos de años. Un mes caluroso como julio podría llegar a quedar en tiempos de invierno.

Además, este día está rodeado de mitos y leyendas desde la antiguedad, mucho es lo que se ha dicho sobre estos días fantasmas que se adueñan de los calendarios. Al ser una fecha tan especial del almanaque, para los místicos simboliza una jornada cargada de energía especial, ideal para conectarnos con lo positivo, el amor y la prosperidad.

Este 29 de febrero a las 11:11 se abre un portal de manifestación que debemos aprovechar al máximo debido a la potencia de su energía para atraer todo lo bueno a nuestras vidas, pues es un portal energético el cual le da apertura a lo terrenal con lo espiritual.

Y cuando un portal se abre, sus energías se elevan, es por eso que debemos aprovecharlo para intencionar nuestros más fuertes deseos, es decir, para el esoterismo, este «día extra» que nos regala el 2024 se convierte en la ocasión mística ideal para hacer un ritual dorado que nos abra la puerta de los caminos de la suerte, el amor y la prosperidad económica.

Al llamar ritual dorado, nos referimos a que en dicho acto participa un objeto de ese color, a las 11:11 de la noche, esa mágica hora espejo de este 29 de febrero, disponemos un altar con una vela dorada, tres monedas de ese mismo color y una copa de agua con sal.

Luego de prender la vela, abrimos las manos con las palmas hacia arriba, cerramos los ojos y, por unos minutos, nos visualizamos rodeados de un aura dorada recibiendo todo el dinero y la abundancia que nos merecemos.

Al terminar la meditación decimos: «Universo poderoso, en este día mágico te agradezco toda la abundancia que me otorgas. Gracias, gracias, gracias».

Una vez que la vela del altar se apaga, tiramos el agua con la mano izquierda en una maceta o lugar con tierra y guardamos las monedas cargadas de energía en nuestra cartera o billetera y no las usamos.

Este 29 de febrero 2024, a las 11:11 de la noche, preparamos un altar con una vela rosa (o roja), una copa de champagne y una cinta dorada en la que escribimos el nombre de quien amamos o queremos conquistar.

Prendemos la vela, cerramos los ojos y durante unos minutos nos imaginamos felices con esa persona. Cuando terminamos, repetimos tres veces: «Gracias, gracias, gracias».

Una vez que la vela del altar se apaga, tiramos el agua con la mano izquierda en una maceta o lugar con tierra. Nos atamos la cinta en una muñeca o un tobillo hasta que se caiga sola.

Para la astrología, la presencia de un día más en el calendario crea un impacto vibratorio en el plano del Universo. Desde laopinion.com explican que «es un día para observar atentamente el comportamiento de la naturaleza y los animales, sirviendo como espejo reflectante de nuestra propia existencia».

En cuanto a lo legal, para los cumpleañeros de este día, pues los que nacen este 29 de febrero significa que solo puedes celebrar tu cumpleaños en la fecha exacta cada cuatro años, en los años bisiestos, en los años no bisiestos, estas personas tienen dos opciones: celebrar el 28 de febrero o el 1 de marzo.

A pesar de que solo pueden celebrar su cumpleaños cada cuatro años, legalmente las personas que nacen el 29 de febrero no tienen ningún problema. Su fecha de nacimiento se registra como cualquier otra en el Registro Civil y no hay ninguna diferencia en sus derechos o deberes legales.

Un dato curioso sobre esta fecha es que la probabilidad de nacer un 29 de febrero es de 1 en 1.461.

About The Author