Ricardo Antonio fue privado de la libertad en Reforma Sur

Una casa baleada, una camioneta chocada y un auto abandonado son los indicios que hay sobre la desaparición de Ricardo Antonio Meneses Hernández

Más de 24 horas sin que se sepa nada del paradero de Ricardo Antonio Meneses Hernández, el joven que se accidentó con su camioneta cuando perseguía a sujetos que lo chocaron momentos antes.

Los responsables le dispararon en repetidas ocasiones sobre calles de la colonia Reforma Sur, en la ciudad de Puebla, más adelante la camioneta y el vehículo en el que viajaban los agresores fueron abandonados.

Ricardo Antonio, de 28 años de edad, está desaparecido, pues hasta el momento no se sabe nada de él y es muy probable que esté herido. Debido a ello, sus familiares subieron algunas publicaciones en redes sociales, pero tuvieron que bajarlas porque al contener datos personales, comenzaron a recibir llamadas telefónicas para extorsionarlos.

Por ello decidieron mejor acudir directamente a la Fiscalía General del Estado (FGE) y presentar la denuncia formal por desaparición de persona. Así, las autoridades emitieron ya una ficha de búsqueda con los datos generales de la víctima.

Fuentes policiales revelaron que todo inició minutos después de las 2 de la madrugada de este 9 julio. Los ocupantes de un automóvil de la marca Nissan, tipo Versa, de color plata y sin placas de circulación se detuvieron frente a una vivienda y realizaron, al menos, tres detonaciones de arma de fuego.

La casa ubicada sobre la calle 61 Sur recibió dos impactos de bala en el zaguán y uno en los cristales de su ventanal, sin que alguien saliera herido.

Tras el ataque, los agresores a gran velocidad emprendieron la huida por la calle 17 Poniente y dos calles antes de llegar a la salida al bulevar Esteban de Antuñano se estrellaron atrás de una camioneta Ram, doble cabina, blanca. La cual, estaba estacionada afuera de la casa marcada con el número 5901.

Mayra, dueña de la Ram, se dio cuenta al asomarse por la ventana de su casa y avisó de inmediato a su pareja Ricardo Antonio. Así, este enseguida salió para perseguir a los responsables.

Los del Versa, al darse cuenta que los perseguían, justo en la esquina de la 17 Poniente y Esteban de Antuñano dispararon al menos en ocho ocasiones contra la camioneta que manejaba Ricardo Antonio. El joven perdió el control del vehículo y terminó por estrellarse contra una base de una luminaria a la que dejó derribada.

Más tarde a través de un video en redes sociales se aprecia el momento en que la Ram se estrella contra la luminaria, pero nunca se ve salir o acercarse a alguien a la camioneta. A partir de ese momento de Ricardo Antonio se perdió todo rastro y aunque llevaba su teléfono celular, sus familiares aseguran que dejó de tener señal a las 02:45 horas.

Luego del accidente de la Ram, el Versa fue localizado abandonado un par de calles más adelante. Ambos vehículos fueron asegurados por las autoridades ministeriales de la FGE que acudieron a tomar conocimiento e iniciaron las investigaciones del caso.

Es importante resaltar que llamó la atención que, a pocos pasos de la Ram, quedaron regados ocho casquillos percutidos, por lo que se presume que le dispararon a corta distancia.

Inicialmente existió una confusión por reportes que aseguraron que Ricardo Antonio había resultado levemente lesionado y que por su cuenta se había retirado a su domicilio o a un centro hospitalario. Sin embargo, la familia directa del joven descartó esta versión al mencionar que no tenían ningún contacto con él y perdieron la señal de su celular a las 02:45 horas.

Aunque tomaron la iniciativa de hacer una ficha con sus datos y fotografía, comenzaron a recibir llamadas de extorsión, pidiéndoles dinero a cambio de supuesta información.

Por ello, bajaron esa ficha de sus redes sociales y acudieron hasta la Fiscalía donde se elaboró la ficha de búsqueda oficial. En ella se asienta que el hombre vestía playera, sudadera y bermuda todo en color negro. Además de que tiene diversos tatuajes, entre ellos el de la figura de una mujer jaguar en el brazo derecho.

About The Author